Redes sociales y la degradación de la realidad

La manera como absorbemos información a partir de facebook nos genera una limitante cognitiva que conlleva a una metarealidad incompleta y distorsionada. Podríamos pensar que la manera como está diseñado facebook con respecto a su interfaz de usuario bien podría ser una causa importante de este problema.

El timeline – la página donde se muestran las noticias y publicaciones de amigos y grupos – nos muestra encabezados de notas compartidas por nuestros contactos y fuentes, y tal vez un pequeño resumen. Para entrar a leer la noticia, es necesario entrar al vínculo ofrecido, y por ende salir de facebook para entrar a la fuente de la nota.

…claro, es fácil regresar a facebook, solo hay que hacer click en “regresar” y aparecerán las notas nuevas y algunas que ya habíamos visto, lo cual representa una incomodidad, sobre todo en los dispositivos móviles.

Si bien es fácil ir abriendo las notas de interés en una pestaña separada, también es cierto que muchas personas no lo hacen, pues les basta con leer los encabezados entrelazados entre las publicaciones más personales, y por ende pueden formarse una idea muy equivocada de los hechos.

La metarealidad es una abstracción de la realidad objetiva conformada por lo que el individuo alcanza a percibir y comprender de los hechos; cuando una persona basa la información que utiliza para construir su versión de la realidad en información incompleta, se genera un panorama de la realidad poco objetivo, que suele volcarse más hacia el lado de lo emocional que de lo racional.

Debemos ser francos y reconocer que practicamente ya cualquier medio informativo protege o promueve una tendencia política, por lo que los encabezados suelen ser poco favorables para los rivales de su elección, que se vuelven blancos fáciles, y no queda de otra más que combatir fuego contra fuego, librando una batalla partidista frente a una población que vive de percepciones limitadas y tendenciosas.

No podemos considerar esto estrictamente como desinformación, pues hay un punto en el que – de querer hacerlo – el usuario de redes sociales idealmente abriría el artículo y se informaría por completo antes de emitir un juicio, y siendo aún más puristas, no tendría porque hacerse un juicio a partir de los noticieros, sinó formar un criterio, pues el juicio implica más un arraigo emocional que racional, pues el segundo implica el esfuerzo de pensar.

Si buscamos un término universal, podríamos llamarle degradación digital del mensaje. La replicación de un mensaje a través de un medio digital, tomando en cuenta que la interfaz de usuario de las redes sociales no propicia la lectura completa de las notas publicadas, genera datos incompletos que degradan el contenido real de la nota.

Es vital entender que la gente construye su metarealidad en torno a lo que alcanza a comprender, por ende para ese sujeto la realidad puede convertirse en un concepto totalmente equivocado de lo que verdaderamente es. Cada mensaje degradado se convierte en un aspecto de la realidad para aquel que lo recibe.

Como componente adicional, las noticias falsas se han vuelto también un factor clave para comprender la manipulación masiva de la sociedad. Si bien, la TV abierta perdió peso como canal de control, este se recuperó de inmediato alterando las percepciones a través de la repetición constante de notas falsas, mismas que se asumen realidad una vez que han sido repetidas lo suficiente, un tema que mantiene a Göbbels vigente.

Lo verdaderamente vergonzoso de esto es el impacto que se manifiesta abiertamente en la población. Retóricas exageradamente largas en donde se vuelcan frustraciones y deseos reprimidos a manera de ofensas, ataques y en general una suerte de pseudo-autoritarismo intelectual, que llevan a los usuarios a confrontarse violenta y hostilmente con los demás, tratando de mostrar una superioridad moral y/o intelectual; el supremacismo intelectual digital ha llegado ya.

Pero, ¿porqué saberse tan seguros de la verdad como para violentar a alguien con la finalidad de imponer una idea o concepto? Si bien sabemos que biologicamente el complejo R del cerebro juega un papel fundamental para buscar la supremacía a manera de supervivencia, es también la falsa idea de que estamos informados, de que basta leer un encabezado para poder considerarnos dueños absolutos de la verdad.

…y a últimas, ¿porqué imponer la idea a alguien? ¿porqué forzar a otras personas a aceptar nuestra metarealidad como propia? Es bien sabido que todos vivimos perceptualmente el mundo de manera diferente, y que incluso el más mínimo cambio en la ubicación, tiempo o perspectiva genera realidades totalmente distintas, entonces, ¿porqué todos tenemos que aceptar una idea como propia? Sin pretenderlo tal vez, estamos constantemente tratando de colonizar a los demás.

Si, es cierto, que debe haber acuerdos de conductas mínimas básicas para conducirse civilizadamente dentro de las comunidades, lo cual es muy diferente a forzar a un Católico a ser ateo o viceversa, o a cambiar de partido político, o dejar de lado los gustos musicales por complacer a alguien más.

Desgraciadamente esto afecta nuestras libertades, nos afecta como individuos, y nos obliga a vivir en un mundo hostil para aquellos que desean hacer sonar su voz. Todos tenemos derecho a expresarnos, y aunque lo ideal es hacerlo objetivamente y con respecto, también es válido berrear por algo, sin embargo nadie tiene porque atacar a otras personas para obligarle a tomar como verdad su propia metarealidad, pues esta es total y rotundamente individual.

Estamos obligados como ciudadanos digitales a ser más responsables con las cosas de las que nos alimentamos. Es muy valioso contar con tecnología que nos da información de primera mano, por ende no es necesario recurrir a portales que han procesado la noticia varias veces para hacerla lucir favorable o desfavorable según el contexto.

Si usamos la lógica, la razón y extendemos nuestro conocimiento, podremos comenzar a recuperar la capacidad de pensamiento crítico, y si a esto le sumamos investigación tendremos por resultado a una sociedad verdaderamente informada que genera criterios, y no juicios, pues no se deja llevar por la emoción, sinó por la razón.

2 thoughts on “Redes sociales y la degradación de la realidad

  1. Ángelica Serna says:

    Coincido con el análisis sin embargo considero que es exclusivo de la tecnología digital, esa metarealidad desde mi punto de vista tiene que ver incluso antes de ver, leer o escuchar… Ya estas predispuesto con idea anticipada y buscas la reafirmacion luego pues un encabezado te atrapa y Listo!!!!
    Confirmo mi deformacion de la realidad y la multiplico

Leave a Reply

Your email address will not be published.